Días de Revolución – lugares para recordar la historia II

revolucion

Hace exactamente cien años un movimiento político y social que venía desarrollándose desde finales del siglo XIX derrumbó un debilitado imperio Ruso para iniciar una nueva era, no sólo en Rusia, llamada unos años después Unión Soviética, sino en el mundo entero que se polarizó a partir de este hecho. La revolución de 1917 es, sin duda, uno de los eventos más importantes de la historia contemporánea y en San Petersburgo podemos descubrir los lugares en los que se desarrolló este complejo  movimiento. En Peter con Ñ, tu guía de San Petersburgo en español, queremos invitarte a este viaje por el tiempo en una serie dedicada a los lugares de la ciudad que forman parte de esta memoria.

En este, nuestro segundo post dedicado a lugares relacionados a la revolución de 1917, dejamos los alrededores de la estación Finlandia, en el distrito de Vyborgsky, cruzando el brazo derecho del río Neva, que se divide para envolver las dos islas mayores de la ciudad y recorremos los alrededores de la isla Petrogradskaya.


St. Petersburg (8372405290).jpg

El buque Aurora y la Escuela de la Marina de Guerra Pedro el Grande – Nakhimov

Mientras cruzamos el puente Samposnyesky (de Sansón) hacia la isla Petrogradskaya, que junto con la isla Vassilievski es una de las principales de la ciudad, avistamos un navío histórico: el buque Aurora. El barco anclado en el malecón Petrogradskaya es desde 1957 un museo dedicado a perennizar la memoria de los primeros días de la revolución, aunque su historia se remonta una década más en el pasado.

Construido en 1903, tuvo que hacer frente a su primer conflicto, la guerra Ruso – Japonesa, casi de inmediato, haciendo un increible viaje de circunnavegación. Con serias averías y tras un largo periplo regresó a San Petersburgo, convirtiéndose en buque de entrenamiento para cadetes. En 1917 formaba parte de la flota de patrulla del Báltico durante la primera guerra mundial, cuando su tripulación se amotinó para plegarse a los revolucionarios bolsheviques. Es famoso el fogonazo disparado en octubre del mismo año que marcaba el asalto al palacio de Invierno.

A un lado del Aurora, en el malecón Petrogradskaya, un edificio abarrocado en colores azules vigila al barco. La Escuela Nakhimov, llamada también Pedro el Grande, se encuentra en este lugar desde 1910, en que fue construida, tras un proyecto que pretendía nuevas sedes para escuelas imperiales, como parte de las celebraciones de los 200 años de la ciudad. Su estilo, que recuerda el estilo barroco pietrino de la San Petersburgo del siglo XVIII, se complementa con fina decoración a cargo de maestros rusos de renombre como Kuznetsov.

Tras los sucesos de la revolución del 17, por su simbolismo imperial, la escuela fue cerrada y usada tiempo después como institución educativa regular. Recién en 1944, tras la segunda guerra mundial es que recupera el prestigio de antaño y cambia su nombre por Nakhimov, en honor del almirante Pavel Nakhimov, cuyo nombre es usado en diferentes escuelas de cadetes navales alrededor de Rusia.


Wikiexpedition to Solovki 25.JPG

La plaza de la Trinidad y La piedra del Gulag

Avanzamos por el malecón Petrovskaya, en el río Neva, desde donde ya podemos divisar la silueta de la fortaleza de Pedro y Pablo, así como las fachadas del distrito central y el jardín de verano al otro lado del río. Dejamos atras el Aurora y la cabaña de Pedro el grande, que visitaremos en otra oportunidad, hasta encontrar la réplica de la fragata Blagodat. Allí, un espacio verde abierto con una pequeña cúpula dorada en una esquina guarda una oscura memoria. La plaza de la Trinidad le debe su nombre a la iglesia del nombre que se erigió en este lugar desde tiempos de Pedro I hasta inicios del siglo XX, cuando un incendio la destruyó, privando a la ciudad de la única iglesia tradicional de madera que aún existía desde su fundación. Años después ya en vísperas de la revolución se levantó una segunda iglesia, durante los primeros años del gobierno soviético que sería destruida en 1938, ya que no reflejaba el espíritu del lugar, entonces renombrado como plaza de la Revolución. En su lugar, una pequeña cúpula dorada nos recuerda el punto que ocupaba el antiguo templo.

A un lado de la plaza, una fachada singular es una muestra de que los primeros años de la revolución vieron florecer a la vanguardia intelectual de San Petersburgo. La casa de la Sociedad de la Comuna de los prisioneros Políticos es uno de los ejemplos de arquitectura constructivista de esta primera parte del siglo XX que proponía una vida comunal: apartamentos sin cocinas privadas sino con un gran comedor público, jardines para niños, bibliotecas, un teatro y diversas innovaciones técnicas para los habitantes de la comunidad. Sin embargo, apenas unos años después, los habitantes, mayormente perseguidos políticos de los últimos años del imperio, se encontraron nuevamente en el ojo de la tormenta, esta vez bajo el régimen de Stalin, y muchos de ellos terminaron sus días en los gulag, o campos de concentraciones soviéticos. Por esa razón, en el año 2002, se colocó en el centro de la plaza el memorial de “la Piedra Solovyetski”, una piedra traída desde el campo de prisioneros Solovki, en las islas Solovyetski, al norte extremo del país, el gulag más conocido y temido del régimen stalinista. En el monumento se inscribió una línea de Réquiem, de la poetisa Ana Akhmatova: “Quisiera nombrarlos a todos / pero … “


Mathilde Kschessinskaya Mansion.jpg

Museo de Historia Política

También a un lado de la plaza de la Trinidad se encuentran dos edificaciones de particular estilo: la casa Emanuilovich Brandt y la mansión Kschessinska. Ambas forman hoy en día parte del museo de la Historia Política, un didáctico lugar para conocer el desarrollo político del país desde la era imperial hasta nuestros días. Además del valor arquitectónico y museográfico, estos lugares cobijaron a importantes figuras del inicios del siglo XX relacionadas con la revolución: la bailarina Matilda Kschessinskaya, el emperador Nikolai II y el revolucionario Vladimir Lenin.

Kschessinkaya, bailarina renombrada del afamado teatro Mariinsky, fue una celebridad de la época, lo que le permitió tener cercanía con la familia real, incluyendo una relación con el joven duque Nikolai Alexandrovich, que años después se convertiría en el emperador Nikolai II, último zar de Rusia. En vísperas de los eventos de febrero de 1917, la bailarina huyó de la ciudad y apenas un par de días después, los revolucionarios ocuparon la vivienda y la convirtieron en uno de sus principales cuarteles de campaña. Allí se estableció la oficina del periódico Pravda, el principal órgano de propaganda bolshevique, y por sus habitaciones pasaron Zinoviev, Stalin y Lenin. Este último usó uno de los balcones como podio para encendidos discursos que acrecentaron su popularidad en la ciudad.


Peter and paul fortress 01.jpg

Fortaleza de Pedro y Pablo

Sin pertenecer estrictamente a la isla Petrogradskaya, ya que se encuentra sobre la pequeña isla de la Liebre, la fortaleza de Pedro y Pablo domina el horizonte de este lado de la ciudad sobre el río Neva y es una vista infaltable para los visitantes. Su historia, que es en esencia la historia mísma de la ciudad desde Pedro I, guarda también pasajes relacionados con la revolución de 1917. En el bastión Trubetskoy aún puede sentirse el ambiente de uno opresivo que le valió a la fortaleza el sobrenombre de “la bastilla rusa”. La prisión de máxima seguridad fue el lugar en donde revolucionarios como Gorky, Trotsky, Tito y el hermano de Lenin, Alexander Ulianov, pasaron temporadas. En el fragor político revolucionario de febrero de 1917, un grupo de amotinados del regimiento Pavlosky se hicieron con el control del complejo, liberando a los prisioneros. Meses después, los bolsheviques usaron los cañones de la fortaleza para disparar al palacio de Invierno. Durante los años de guerra civil, la fortaleza nuevamente se convirtió en prisión, esta vez para los simpatizantes “blancos” o del imperio.


En nuestro próximo post de esta serie recorreremos los alrededores del barrio de Smolny para seguir las huellas de los revolucionarios. Recuerde que puede visitar este y otros lugares en San Petersburgo con nosotros ¡contáctenos!

Síganos también en nuestras redes sociales. Peter con Ñ es su guía de San Petersburgo en español.